No bailéis dos veces con la misma

A mediados de los años 40 llegó al baile Apolo una tendencia del París de la época: las Taxi-Girls. Tras la prohibición de la prostitución en la II República, se cerraron los prostíbulos y los “bares de camareras”. Por tanto, las chicas buscaron otras vías más lícitas para ganarse un jornal. Instruidas en academias de baile, estas mujeres, denominadas como Taxi-Girls, esperaban en la sala de baile a que el señorito de turno adquiriera un talonario de billetes valorados en 20 pesetas cada uno. Cada billete permitía bailar con una de las Taxi-Girls. Al final de la noche, las chicas cobraban la mitad de los billetes recaudados. La otra mitad se los quedaba la sala. En esta imagen podemos observar un espejo de la actual Sala Apolo. Un rastro de aquella época donde se explica que solo se puede utilizar un billete por persona con el fin de bailar con las Taxi-Girls y que así no repiten pareja de baile.

Compartir