Cabello Rosa
Autor: Kevin Molina Mata

Siempre recordaré una de las muchas noches en las que después de cenar y tomar alguna copa por Paralel, acabamos cerca del Apolo y decidiamos entrar a ver que se cocía. Esta fue una de aquellas noches en que por sorpresa nos encontramos a Miss Kittin pinchando en el NITSA. En aquel momento supe que no me iba a ir de allí hasta que cerrasen la sala. Estaba tan lleno que decidimos subir a los palcos. Abajo había cientos de personas bailando sin parar al ritmo electrónico de Miss Kittin. Fue ahí cuando encontré con mi mirada a un chico de pelo rosa, que sin querer (queriendo) levantó la mirada y se cruzo con la mía. Me sonrío, le hice un gesto de que subiera y le invitaba a una birra… qué decir, que desde entonces ese tinte rosa no se ha separado de mi vida en un solo momento. Gracias a una noche improvisada con Miss Kittin en el Apolo.

Comparteix