Entrevista a Ellen Allien: DJ, productora y label manager

«¡Es un placer pinchar en Nitsa, tanto como lo es tocar en Sónar!»

Ellen Allien nos concede unos minutos, tras aterrizar de Ibiza directa para pinchar en Nitsa a las cuatro de la madrugada. Le acompaña su amigo y también DJ, Ferran Camarasa (Ferdiyei). Le gusta saber que ya forma parte de los 75 años de historia de la Sala Apolo. Nacida en la capital de la electrónica, Berlín, se la define como “La reina del techno” y no es para menos. Desde los años 90 es reclamada para pinchar en los clubs más selectos y los festivales más prestigiosos del mundo. En su afán exploratorio no ha dejado de explorar nuevos territorios sonoros, descubrir talentos y buscar conexiones con el techno, house, freak jack slammers y experimental que perfeccionan, si cabe, su set siempre eléctrico e hipnótico.

Texto: Eva Espinet
Imágenes: Jordi Pérez y Eva Espinet

Ellen, ¿recuerdas como te diste a conocer en Barcelona?

Creo que la primera vez que vine fue en el año 2000, toqué en el Sónar  y en el Moog. Recuerdo la primera vez que fui a la Sala Apolo como público, fue en el 2002, más o menos. Me gustó mucho la estructura de la sala, el hecho de que el suelo fuera de madera y sentir las vibraciones de la música era algo mágico. Bebí unas copas y recuerdo que me sentía genial bailando en la pista. Sin duda, Apolo es un sitio muy especial.

Después de eso empecé a pinchar en Nitsa una vez al año, luego dos, cuatro… hasta que casi me convertí en residente. Me siento muy agradecida de que este club me haya proveído un hogar. Como DJ, cuando viajas mucho y encuentras un lugar donde alguien te ofrece respeto y buen trato es algo que se agradece muchísimo, porque este es un ambiente donde siempre te encuentras gente que realmente nunca acabas conociendo del todo. Sin embargo, en Nitsa el trato es genial y para mí ya son como mi familia. Por otro lado, me gusta mucho la mentalidad de la gente española, sobre todo por su actitud hospitalaria. Nitsa, además de eso, tiene vena artística, estilo, imagen, no es otro club al uso. No te contratan por el dinero, sino por lo que haces musicalmente y eso, al fin y al cabo, es lo que une a la gente.

¿Cómo definirías Nitsa?

Nitsa es un club ecléctico. Programan música electrónica desde una perspectiva muy amplia, tanto por el estilo de cada de sus disc jockeys como también por sus distintas nacionalidades.


                                               Ellen Allien en Nitsa

¿Tienes tus favoritos?

Sí, claro. No escucho a todos, pero me gusta mucho DJ Fra, al que conozco desde hace quince años, pincha de lujo. Además, es uno de mis amigos españoles favoritos, es adorable.

Desde tus inicios en los que apenas había disc jockeys mujeres, has llegado a conquistar un territorio muy masculino, ¿sigue siendo difícil triunfar para una mujer DJ?

Como mujer, ser DJ tiene sus pros y sus contras. Ahora ya hay muchísimas disc jockeys estupendas y su presencia está mucho más normalizada. Para mí, no es un problema trabajar con hombres, no he tenido grandes dificultades. Quizás, a la hora de los line-ups en los slots de los festivales encuentras, por ejemplo, la presencia de nueve hombres y una mujer medio escondida en el cartel. Todavía se mantiene la supremacía del hombre. Un caso es Berghain, la discoteca techno por excelencia de Berlín: allí únicamente pinchan hombres.

Además, te trasladas a Ibiza con tu set para pinchar durante el verano.

Ibiza funciona más por residencias, pero sin duda programan más mujeres. Están más al tanto de novedades y programan muchas disc jockeys emergentes, también porque la gran mayoría de público es femenino.

“Algunos disc jockeys quieren parecer cool y son distantes. A mí, eso me da igual, yo sólo quiero conectar con la gente”

Hagamos un viaje hacia los años 90, justo con la caída del muro de Berlín, tu ciudad natal, donde triunfaste como DJ techno. Aquí, en Barcelona, comenzaba a despertar la cultura de club y el techno comenzaba a oírse en garitos underground como Nitsa cuando explotó con su nueva residencia en Apolo. Dicen que Barcelona estaba destinada a ser el nuevo Berlín. ¿Encuentras similitudes estilísticas entre ambas ciudades?

Si, considero que fueron similares en este aspecto, en ambas ciudades ha habido siempre gran pasión por la música. Lo que pasó en Berlín después de la caída del muro es que los jóvenes buscaron una identidad, una forma de vida que reivindicara lo que eran y lo que querían. Creo que en todas las ciudades europeas sucedió algo parecido en la década de los noventa. Comunicarse con gente, bailar, pasarlo bien, celebrar… es algo que tiene en común la sociedad europea. Ahora tengo la sensación de que está pasando lo mismo con la gente joven. Gente que huye de sus pueblos pequeños, de las directrices familiares y llega a Berlín con ganas de explorar y de tener un nuevo rol en la sociedad.

Quizás el público con el que te encuentras en cada pista, Berlín o Barcelona, sigue un estilo diverso, ¿cambia a la hora de programar tu set?

Ahora mismo, la gente que es más importante en mi vida, la he conocido saliendo y pinchando en los clubs. El público en Barcelona es muy entregado. La gente te anima efusivamente, aplauden… Sólo pasa aquí, en algunos lugares de Sudamérica o por el Mediterráneo. Ese “groove”, cómo animar a la gente, es algo que he aprendido en Nitsa. Algunos disc jockeys quieren parecer cool y son distantes. A mí, eso me da igual, yo sólo quiero conectar con la gente, dar y recibir, ser la “selector” de la noche. Adquieres una sensibilidad especial en espacios como Nitsa.


                                        Dj Ferdijey y Ellen Allien en Nitsa

¿Has estado aquí como público?

Claro, muchas veces. Conozco la sala desde todos los ángulos. ¡Me encanta!

Has tenido la oportunidad de presentar tu serie WE ARE NOT ALONE en el Sónar, que este año ha cumplido 25 años. Precisamente, la primera edición de noche se celebró en la Sala Apolo ¿Tienes algún momento especial que recuerdes?

En el Sónar de hace dos años vi a unos disc jockeys holandeses que me apasionan, con un sonido muy friki y analógico que mola un montón. También estuve en el backstage… Vi a Scuba, que tiene unos visuales impresionantes con una potencia descomunal. Hace tiempo pude participar en la gira de Apparat que pasó por Sónar, fue muy intenso. Me hace gracia cuando otros compañeros sienten un poquito de envidia por haber tocado en el Sónar… [RISAS] ¡Es un placer pinchar en Nitsa, tanto como lo es tocar en Sónar!

*Ho sentim, aquest contingut està només disponible en català

Comparteix